Aceite de Cannabidiol (CBD) y aceite de semilla de cáñamo

Categorías

Con tantos productos en el mercado derivados de la cannabis, es importante conocer la diferencia entre el aceite de CBD y el aceite de semilla de cáñamo. Si bien ambos aceites se derivan de la misma planta de cáñamo, el aceite de semilla de cáñamo y el aceite de CBD se derivan de diferentes partes y se utilizan para diferentes propósitos.

El aceite de CBD y el aceite de semilla de cáñamo parecen muy similares, y las personas suelen usar las palabras “aceite de cáñamo” o “extracto de cáñamo” indistintamente, pero definitivamente no son lo mismo. Además, la gente ve aceite de semilla de cáñamo en el supermercado y asume que es lo mismo que el aceite de CBD.

Para aclarar parte de la confusión, recordemos que CBD es la abreviatura de cannabidiol, el cual es un fitocannabinoide que se encuentra en el cáñamo y es conocido por apoyar el cuerpo y la mente de muchas maneras. El aceite de CBD que se encuentra en el extracto de cáñamo proviene específicamente de las flores, tallos y hojas de la planta de cáñamo.

Mientras que el aceite de semilla de cáñamo se deriva estrictamente de las semillas de la planta de cáñamo.

 

Procesos de extracción

El aceite de CBD se obtiene mediante un proceso de extracción a alta presión y de un solvente que se pone al material vegetal molido para extraer el CBD, los aceites esenciales, los lípidos y los compuestos benéficos.

Generalmente, el aceite de CBD se deriva de dos métodos: CO2 o alcohol. El agente de extracción en el proceso con CO2 supercrítico es el dióxido de carbono. Este proceso es limpio, seguro y no deja ningún impacto negativo en el medio ambiente. La extracción de alcohol es un proceso de lotes pequeños que requiere mucha mano de obra y proporciona una rica mezcla de compuestos benéficos del cáñamo. En el proceso final, todos los residuos de alcohol se eliminan de la fórmula y se prueban para garantizar la calidad.

De manera similar, el aceite de semilla de cáñamo se obtiene cosechando plantas de cáñamo, secándolas y extrayendo las semillas. El aceite se obtiene presionando o presionando en frío las semillas de cáñamo.

 

Contenido

El aceite de CBD tiene un contenido de THC de menos del 0.3% y se considera no intoxicante. Dependiendo del tipo de aceite de CBD, también suele contener terpenos, fitocannabinoides, flavonoides, betacariofileno y ácidos grasos.

El aceite de semilla de cáñamo no contiene CBD, está compuesto de ácidos grasos omega-6 y omega-3, ácido gamma-linolénico, ácido oleico, ácido estearidónico y otros antioxidantes nutricionales. Este aceite contiene altos niveles de vitamina B y vitamina D.

 

Usos

El aceite de CBD es conocido por su interacción con el sistema endocannabinoide (SEC), que ayuda a regular la homeostasis y procesos fisiológicos importantes; por ejemplo:

  • Apoyando ciclos de sueño saludables
  • Aliviando la inflamación inducida por el ejercicio
  • Apoyando a una sensación de calma y concentración
  • Manejando el estrés diario
  • Manejando la ansiedad diaria, entre muchos más.

 

El aceite de semilla de cáñamo se usa comúnmente por sus beneficios para la salud, por ejemplo:

  • Aliviando el estreñimiento
  • Ayudando a la salud cardiovascular
  • Apoyando al sistema inmunológico
  • Hidratando la piel
  • Brindando apoyo gastrointestinal

 

 

Como se observa, el aceite de CBD y el aceite de semilla de cáñamo no son lo mismo, tienen diferentes propósitos de aplicación. Sin embargo, ambos son benéficos de muchas maneras. Independientemente del aceite que elijas, es importante que te asegures de obtener un producto certificado y confiable.