CALIDAD DE LA INFORMACIÓN EN SITIOS WEB QUE VENDEN CANNABIS

Categorías

El cannabis recreativo sigue siendo ilegal en gran medida a escala mundial, pero el cannabis medicinal se ha legalizado en países como Uruguay, Canadá, los Países Bajos, el Reino Unido y más de 30 estados de los Estados Unidos, esto ha llevado al aumento del consumo de cannabis en esta población. Debido a este incremento, la cantidad de vendedores en línea que venden productos de cannabis a los consumidores también ha crecido rápidamente. Si bien cada lugar difiere ligeramente con respecto a su marco regulatorio para las ventas de cannabis, todos permiten la compra en línea de cannabis siempre que sea de un proveedor operado por el gobierno o con licencia. Esto permite a los consumidores la comodidad de comprar productos de cannabis en línea y recibirlos.

Dentro de sus propias jurisdicciones, cada país puede determinar cómo se vende el cannabis, cómo se operan las tiendas y quién puede vender cannabis, al mismo tiempo que tienen la capacidad de implementar restricciones como la edad y la posesión. Por ejemplo, la edad legal es de 18 años en algunas zonas y en otras es de 21. El gobierno federal exige que todos los productos de cannabis vendidos por minoristas tengan etiquetas de advertencia de salud, pero la forma en que operan los minoristas, incluida la provisión de información de salud, está determinada por cada zona. En Canadá por ejemplo todo el cannabis legal vendido debe estar empaquetado con un mensaje de advertencia de salud e información específica del producto, como la clase de cannabis y el contenido de cannabinoides para brindar a los consumidores la información adecuada para tomar decisiones informadas sobre el uso. A pesar de este marco legal y los mandatos de concesión de licencias con respecto a los proveedores, ha persistido el interés de los consumidores en los proveedores en línea ilegales y sin licencia. Por otro lado, en México no hay un control en los sitios de internet donde se anuncian productos de cannabis, mucho menos en las etiquetas que ni siquiera cumplen la reglamentación que indican las normas, a pesar de contar con un reglamento medicinal.

El cannabis se ha utilizado con fines médicos y recreativos por aproximadamente 200,4 millones de personas en todo el mundo en 2019, lo que lo convierte en la tercera sustancia psicoactiva más utilizada después del alcohol y el tabaco. Algunas de las aplicaciones médicas propuestas del cannabis incluyen mejoras en el dolor, la distonía, la caquexia, la espasticidad de la esclerosis múltiple, las convulsiones resultantes del síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut, el glaucoma y el uso prolongado de opioides y la abstinencia de opiáceos. El cannabis también se usa comúnmente para problemas cognitivos como ansiedad/estrés, trastorno de estrés postraumático, depresión e insomnio. Algunos riesgos asociados con el uso de cannabis incluyen manifestaciones psiquiátricas como psicosis, enfermedad respiratoria por exposición a largo plazo y bajo peso al nacer si el cannabis se usa durante el embarazo.

Debido a sus múltiples usos, se han realizado estudios cualitativos sobre el comportamiento de compra de los consumidores de cannabis que señalan que, desde la legalización del cannabis, el precio de los productos vendidos por vendedores sin licencia disminuyó y, por lo tanto, dichos productos se han vuelto más atractivos desde el punto de vista financiero debido a su asequibilidad. También se ha observado que los vendedores sin licencia tenían mejores incentivos de compra, como ventas y programas de fidelización de clientes. Por lo tanto, no es raro que los consumidores compren cannabis de vendedores ilegales y sin licencia en lugar de vendedores autorizados y operados por el gobierno.

Con una mayor cantidad de consumidores de cannabis, se puede inferir que más personas buscan información sobre cannabis en línea y pueden adquirir la información de este tipo de proveedores. Los pacientes que usan cannabis para el dolor regularmente realizan sus propias investigaciones en línea para encontrar los mejores dispensarios y comprender qué cepas de cannabis y dosis proporcionarían el mejor tratamiento para su condición específica.

Los pacientes con mayor frecuencia dependen de los dispensarios para obtener información sobre el cannabis, pero también recurren al Internet constantemente para buscar información sobre salud. La información de salud en línea influye en cómo los consumidores piensan, se comportan y toman decisiones relacionadas con su salud, razón por la cual la calidad de dicha información es muy importante. Los jóvenes, en particular, están frecuentemente expuestos e influenciados por la información que se encuentra en línea sobre el cannabis.

Muchas veces los consumidores no cuestionan la información que hay en internet, la toman como cierta y no hacen un análisis que examine ampliamente la calidad de la información proporcionada por los vendedores de cannabis en línea. Si la información presentada en línea es mala puede representar un riesgo para la salud de los consumidores, ya que la información en línea puede afectar el comportamiento del paciente y las decisiones posteriores relacionadas con su salud.

Debido a la gran cantidad de consumidores de cannabis en el mundo, la compra de cannabis en línea ha ganado un interés creciente entre los consumidores debido a su fácil accesibilidad y conveniencia. Es muy importante evaluar la calidad de la información sobre todo en salud que se proporciona por los sitios web de vendedores de cannabis, para proteger la integridad de los consumidores.

Un estudio de investigación evalúo la calidad de la información de salud relacionada con el cannabis proporcionada por los proveedores en línea y observó que muchas veces es deficiente. Dado que los consumidores pueden usar sitios web como fuentes primarias de información antes de comprar cannabis, los investigadores y los profesionales de la salud deben ser conscientes de ello; además, existe la necesidad de crear una formación adecuada, de modo que los profesionales de la salud puedan asesorar adecuadamente a los pacientes que preguntan sobre la seguridad y la eficacia del cannabis, y dirigirlos a recursos de información de alta calidad.

https://www.forbes.com.mx/calidad-de-la-informacion-en-sitios-web-que-venden-cannabis/