CANNABINOIDES Y NÁUSEAS

Categorías

Las náuseas y los vómitos son problemas distintos, claramente relacionados, pero muy diferentes en lo que respecta a la causa y el tratamiento. Quienes sufren saben que es peor vivir con las náuseas que con los vómitos porque es una sensación continua y más difícil de controlar.

 

¿QUÉ SON LAS NÁUSEAS?

 

Las náuseas y los vómitos son mecanismos de defensa protectora en el cuerpo humano, y los episodios a corto plazo pueden ser terapéuticos, aunque miserables. Pero, ¿y si las náuseas no son a corto plazo? ¿Qué pasa si es un efecto secundario inevitable, o crónico, sin alivio a la vista?

 

Si no hay un desencadenante claro de las náuseas, el paciente debe trabajar con su médico para descubrir el problema subyacente. Esto es especialmente cierto si las náuseas no se resuelven en uno o dos días porque puede ser un signo de problemas más graves.

 

POSIBLES CAUSAS DE NÁUSEAS

  • Migraña Lesión craneal
  • Convulsiones Trastornos del oído, incluidas infecciones
  • Desórdenes gastrointestinales
  • Apendicitis
  • Hepatitis
  • Pancreatitis
  • Infecciones bacterianas o virales
  • Medicamentos: quimioterapia y otros
  • Toxinas: arsénico, pesticidas, ricina
  • Embarazo
  • Infarto de miocardio
  • Dolor
  • Trastornos psiquiátricos o emocionales

 

¿CÓMO FUNCIONAN LAS NÁUSEAS?

¿Qué sucede en el cuerpo cuando tenemos náuseas? El cerebro, el sistema gastrointestinal y el sistema nervioso tienen parte en esto. Sabemos más sobre la fisiología del vómito que sobre las náuseas, por lo que tenemos mejores terapias disponibles para aliviarlo.

 

Una clave para controlar los síntomas parece ser los receptores en partes del cerebro y en el tracto gastrointestinal que producen y se unen a la serotonina, un neurotransmisor.

 

 

CANNABINOIDES PARA EL TRATAMIENTO DE LAS NÁUSEAS

 

El CBD cannabinoide no intoxicante interactúa con los receptores liberadores de serotonina y, cuando se administra en dosis relativamente pequeñas, se ha demostrado que ayuda a aliviar las náuseas y los vómitos. El CBD también puede ser eficaz para aliviar la ansiedad, lo que puede ayudar a los pacientes a controlar la angustia de las náuseas crónicas.

 

El THC también funciona bien contra las náuseas. Cuando el THC se une a los receptores CB1 en partes específicas del cerebro, actúa para reducir los vómitos. Los efectos secundarios potencialmente estimulantes del THC también pueden ser terapéuticos en este caso.

 

Crear un estado mental más positivo es útil para cualquier persona que se someta a quimioterapia o para cualquier persona que experimente náuseas crónicas difíciles de tratar. CBDA, la forma ácida y cruda del CBD, es incluso más activa en los receptores de serotonina, y los estudios preclínicos (en animales) indican que el CBDA es un potente antiemético, más fuerte que el CBD o el THC. CBDA es la forma de CBD que existe en la planta rica en CBD en crecimiento, antes de que la planta se haya secado o calentado.

 

Con el calentamiento, CBDA se convierte en CBD, al igual que el THCA se descarboxila para convertirse en THC. Actualmente, la mejor fuente de CBDA sería el jugo de plantas frescas con alto contenido de CBD, pero en el futuro los dispensarios pueden ofrecer productos CBDA para pacientes que lo necesiten.

 

 

 

NÁUSEAS RELACIONADAS CON EL TRATAMIENTO DEL CÁNCER

 

La quimioterapia puede conducir a náuseas anticipatorias. El solo hecho de pensar en los efectos secundarios inevitables puede ser abrumador. Esto es especialmente cierto si la primera ronda de quimioterapia no se trata de manera eficaz. Los antieméticos recetados no son útiles para las náuseas anticipadas, pero el cannabis es prometedor.

 

La profesora Linda Parker, neurocientífica del comportamiento de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, descubrió que varios fitocannabinoides, incluidos THC, CBD y CBDA, alivian las náuseas anticipatorias en animales de laboratorio condicionados. Se necesitan ensayos clínicos en humanos. Para los pacientes que tienen náuseas causadas por quimioterapia, radiación u otras razones identificables, el cannabis puede brindar alivio.

 

El THC, el CBD y el CBDA son prometedores en los laboratorios de investigación y ya han demostrado su eficacia en los hogares de pacientes con experiencia. La medicina de plantas enteras es más eficaz que cualquier cannabinoide aislado.

 

El uso de cannabis para las náuseas y los vómitos resultantes de la quimioterapia o radiación es aceptado por muchos médicos que no recomiendan el cannabis de otra manera. Es eficaz, bien tolerado y, aunque es posible que no comprendamos todos los mecanismos de acción, sabemos que funciona.

 

Los pacientes deben saber dónde se cultivan y preparan sus medicamentos, y deben usar solo cannabis analizado en laboratorio que esté libre de contaminantes. Con medicamentos de calidad, las posibilidades de aliviar las náuseas pueden estar a una sola dosis.