Cannabis y Ansiedad

Categorías

Los trastornos de ansiedad son una serie de afecciones mentales caracterizadas por una preocupación desproporcionada sobre eventos que provocan respuestas fisiológicas en el cuerpo, los síntomas de la ansiedad pueden ser: opresión en el pecho, dificultad para respirar, tensión muscular, trastornos del sueño, sudoración excesiva, agitación, inquietud, irritabilidad, y dificultad para concentrarse.

 

Estos trastornos incluyen el de ansiedad generalizada (TAG) cuando la ansiedad se siente por una amplia gama de situaciones o problemas; el trastorno de ansiedad social (SAD) que es el miedo a ser juzgado o rechazado negativamente en situaciones sociales; el trastorno de pánico que presenta sentimientos repentinos de terror que resultan en ataques de pánico; trastorno obsesivo compulsivo (TOC) que son pensamientos y conductas repetitivas no bienvenidas; fobia, es decir, miedo extremo provocado por una situación u objeto; y trastorno de estrés postraumático (TEPT), la ansiedad que incluye flashbacks que se desarrollan después de algún tipo de evento traumático.

 

Debido a su naturaleza compleja y a menudo individualizada, no existe un enfoque único para el tratamiento de los trastornos de ansiedad. Las terapias de conversación, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), a menudo se combinan con medicamentos contra la ansiedad como los antidepresivos o las benzodiacepinas para un efecto calmante más inmediato, estas incluyen productos como Xanax y Valium, y si bien pueden inducir a los pacientes a un estado de calma sin ansiedad, si se toman a largo plazo, pueden provocar adicción. Si ha tenido un ataque de pánico sabrá que se buscará evitar otro a toda costa.

 

En este momento, se estima que 264 millones las personas en todo el mundo tienen algún tipo de trastorno de ansiedad, con aproximadamente 40 millones de ellos residentes en lugares como Estados Unidos, donde el consumo de cannabis es legal en ciertos territorios por lo que el consumo de productos derivados de la planta se ha adoptado como una nueva ruta terapéutica.

 

Durante cientos de años el cannabis fue un remedio popular para la ansiedad, pero ahora, gracias a la legalización y la investigación científica que vino con ella, sabemos que la razón por la que nos sentimos relajados luego de consumir cannabis es por la activación del sistema endocannabinoide del cuerpo, una serie de sensores que se distribuyen por todo el cuerpo, especialmente en el sistema nervioso.

 

 

Se ha descubierto que el CBD uno de los principales compuestos activos del cannabis, funciona para activar uno de estos receptores, conocido como CB1, el sistema nervioso envía una señal de calma al resto del cuerpo. Investigaciones han demostrado que estimular la activación de estos receptores en los cerebros de ratones los ayuda a olvidar experiencias traumáticas.

 

Está claro, por lo tanto, que se debe desarrollar una nueva clase de medicamentos contra la ansiedad, sin riesgo de abuso o dependencia y libre de efectos secundarios. Y la gran esperanza “verde” es que la planta de cannabis podría ser la clave.

 

 

Marcelo Gracia

Secretario General ANICANN