CBD – elixir para la Piel

Categorías

La biología cutánea esta modulada por el sistema Endocannabinoide Humano (ECS). El sistema Endocannabinoide es una red de receptores que pueden modular el Sistema Nervioso Central y la función inmunológica del cuerpo, desempeñando un papel fundamental para el equilibrio de nuestro cuerpo.

 

Gracias a este Sistema Endocannabinoide y los receptores que se localizan también en la piel, es posible que los Fitocannabinoides puedan ser el nuevo tratamiento de múltiples enfermedades de la piel. Las investigaciones indican que los receptores Cannabinoides CB1 Y CB2 se localizan también en las fibras nerviosas y las células de la piel, lo cual traduce su efecto en acciones neuroprotectoras, antiinflamatorias y analgésicas.

 

La piel representa el órgano más grande del cuerpo, y es por eso que debemos cuidarla de agentes externos e internos que la dañan, ya que actúa como una barrera protegiendo al cuerpo del calor, el frío, los rayos UV, de infecciones, ante esto la piel reacciona como defensa realizando varias funciones como producción de melanina, queratinización, excreción de sudor, etc.

 

El Cannabidiol (CBD) es un Fitocannabinoide no psicoactivo de la planta de cannabis, teniendo un potencial terapéutico para diversas patologías, incluidos trastornos de piel como:

 

  • Eccema
  • Psoriasis
  • Prurito
  • Acné
  • Caída del cabello
  • Reparación de heridas
  • Retarda el envejecimiento

 

Estudios demuestran que el CBD mejora la calidad de la piel, y en conjunto con sustancias como el ácido hialurónico, se potencia el efecto de éste último, mostrando una piel con mayor elasticidad, textura e hidratación; es decir, que el CBD potencia el efecto de otras sustancias aumentando la capacidad de la piel para la utilización de nutrientes.

 

Así también como el aceite derivado de la semilla de cáñamo que es rico en Omega-3 y Omega-6 entre otros, proporciona humedad y protección de los daños solares al penetrar en las capas profundas de la piel. Por lo cual, tanto el CBD y el aceite de semilla de cáñamo tiene propiedades que ayudan a combatir la guerra contra el envejecimiento. Los tratamiento con CBD disminuyen visiblemente los problemas como las arrugas, opacidad y tono rojizo de la piel.

 

Sus importantes efectos calmantes y normalizadores de la piel pueden ayudar a minimizar los problemas relacionados con la sensibilidad de la piel, incluidos el enrojecimiento y la reactividad. Dado que todos los tipos de piel se ven afectados diariamente por los factores estresantes ambientales, el mecanismo calmante del CBD puede ayudar a controlar todo tipo de pieles.

 

Actualmente en México comienza la introducción de productos cosméticos y dermatológicos con CBD. Aquí hay algunos consejos de compra para asegurarse de encontrar el mejor producto con CBD:

 

  • Asegúrese de que la lista de ingredientes indique “cannabidiol” (CBD).
  • Es bueno que enumere el contenido de CBD total en miligramos.
  • Podríamos clasificar el CBD en: “isolate” y “full Spectrum””:
    •  Full Spectrum CBD significa todo lo que ocurre en la planta de cáñamo junto con el CBD, como otros cannabinoides como CBG (cannabigerol), terpenos, flavonoides y compuestos antioxidantes que actúan en sinergia.
    • Isolate o aislado de CBD significa que es el CBD solo, sin ningún otro cannabinoide u otras sustancias naturales como los flavonoides o terpenos. Estos datos son importantes al momento de elegir el mejor producto con CBD o Cannabidiol para el cuidado de la piel.

Estos datos son importantes al momento de elegir el mejor producto con CBD o Cannabidiol para el cuidado de la piel.

 

Dra. Marisol L. Montero Médico egresada de Facultad de Medicina-UNAM, Especialista en Cirugía Gastrointestinal avalado por la Universidad La Salle, Subespecialidad en Cirugía Plástica y Reconstructiva avalado por Universidad de Guadalajara, Maestría en Administración de Instituciones de Salud.

 

Referencias. – Palmieri B. Laurino C. Vadalà M. A therapeutic effect of cbd-enriched ointment in inflammatory skin diseases and cutaneous scars. Clin Ter 2019; 170 (2):e93-99.