DEPRESIÓN Y DOLOR: EL PAPEL QUE JUEGA EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

Categorías

El sistema endocannabinoide es un sistema fisiológico fascinante que se ha convertido en el centro de atención en la comunidad científica debido a su papel en la regulación de diversas funciones corporales, incluyendo la depresión, la recompensa y el control del dolor. Este sistema está compuesto por receptores cannabinoides, endocannabinoides y enzimas encargadas de la síntesis y degradación de los endocannabinoides.

La depresión y el dolor regularmente van de la mano; la investigación ha demostrado que las personas que sufren de dolor crónico tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión, y que las personas que sufren de depresión tienen una mayor probabilidad de experimentar dolor crónico.

Una posible explicación similar para esta asociación es que el dolor y la depresión afectan a mecanismos biológicos en el cerebro. Los circuitos neuronales que se activan en el cerebro en respuesta al dolor también se activan en la depresión, lo que sugiere que estos dos estados pueden compartir vías neuronales comunes.

En cuanto a la depresión, numerosos estudios han demostrado que los cannabinoides pueden tener propiedades antidepresivas y ansiolíticas. La depresión es una enfermedad mental que afecta a millones de personas en todo el mundo, y a menudo es difícil de tratar. Los tratamientos convencionales, como los antidepresivos, no funcionan para todos y regularmente tienen efectos secundarios significativos. Los cannabinoides pueden ofrecer una alternativa más segura y eficaz para tratar la depresión, pero se necesita más investigación para comprender completamente sus efectos y su seguridad.

En cuanto a la recompensa, los cannabinoides también pueden desempeñar un papel en la regulación del sistema de recompensa del cerebro. La recompensa es un proceso biológico fundamental que nos motiva a buscar experiencias gratificantes y aprender de ellas. El sistema de recompensa del cerebro está compuesto por varias regiones, incluyendo el núcleo accumbens y el área tegmental ventral. Los cannabinoides pueden activar estas regiones y aumentar la liberación de dopamina, lo que puede proporcionar una sensación de placer y bienestar.

Respecto al control del dolor, los cannabinoides pueden tener propiedades analgésicas y antiinflamatorias. El dolor es una experiencia física y emocional desagradable que también afecta a millones de personas en todo el mundo. Los tratamientos convencionales para el dolor, como los analgésicos opioides, a menudo tienen efectos secundarios significativos y pueden ser adictivos.

Casi el 80% de los pacientes tienen depresión y dolor, que están relacionados con una mala calidad de vida relacionada con la salud y con frecuencia elevan las tasas de mortalidad. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con depresión y dolor concurrentes no se benefician de las terapias farmacológicas que tratan el dolor o la depresión, lo que hace que esta enfermedad concurrente sea un problema grave tanto para las personas como para la sociedad.

Históricamente, Cannabis sativa y sus extractos de plantas, ahora conocidos como marihuana, se utilizaron para tratar esta comorbilidad depresión-dolor. Con los descubrimientos del receptor cannabinoide tipo 1 (CB1) y tipo 2 (CB2), el mecanismo de acción del 9-tetrahidrocannabinol, el potente componente cannabinoide de la marihuana, descubierto recientemente se ha logrado un gran avance en la ciencia.

Estudios posteriores llevaron al descubrimiento de la anandamida y el 2-araquidonoilglicerol como endocannabinoides, que tienen efectos cannabinomiméticos a través de los receptores CB1 y CB2, que se ubican en las membranas presinápticas del SNC y los tejidos periféricos, respectivamente. Estos endocannabinoides son compuestos lipofílicos creados a pedido a partir de los lípidos de la membrana y se eliminan rápidamente después del uso de enzimas hidrolizantes.

Los pacientes con dolor persistente tienen una señalización endocannabinoide alterada, según las investigaciones clínicas. Existe mucha evidencia de que el sistema endocannabinoide es responsable de la depresión y los trastornos de la neurotransmisión, neuroendocrinos e inflamatorios relacionados con el dolor crónico. Para el tratamiento del dolor y la depresión, se están creando varios medicamentos cannabinomiméticos sintéticos, que podrían ser la solución.

Finalmente, el sistema endocannabinoide juega un papel importante en la regulación de diversas funciones corporales, incluyendo la depresión, la recompensa y el control del dolor. Los cannabinoides pueden ofrecer una alternativa más segura y eficaz para tratar estas condiciones, pero se necesita más investigación para comprender completamente sus efectos y su seguridad. Si está considerando el uso de cannabinoides para tratar cualquier condición médica, es importante hablar con un médico para obtener más información.

https://www.forbes.com.mx/depresion-y-dolor-el-papel-que-juega-el-sistema-endocannabinoide/