EL SABOR DEL CANNABIS

Categorías

En la planta de cannabis existen una gran cantidad de sabores y olores gracias a la combinación de dos compuestos orgánicos: los Flavonoides y los Terpenos.

Los primeros son las sustancias responsables del sabor y el color de la planta de cannabis con muchas propiedades antioxidantes y anticancerígenas (los flavonoides más conocidos son el betacaroteno y el licopeno).

Por otro lado, los terpenos, son los compuestos orgánicos que crean los aceites esenciales que segregan las resinas de las plantas y encargados de proporcionar un olor característico al cannabis. Estos compuestos hacen que cada variedad tenga unas cualidades aromáticas diferentes que influirán también de forma distinta en nuestro cuerpo, los más abundantes son el limoneno, mirceno, linalool, pineno, cariofileno, entre otros.

Las variedades de cannabis son capaces de ofrecer un gran abanico de sabores y aromas, aunque para poder obtener todo el potencial aromático de las genéticas cultivadas, no basta solo con adquirir semillas de variedades que destacan en este sentido; también es necesario realizar ciertos procedimientos durante su cultivo que harán que la calidad de las flores, en estos términos, sea inmejorable.

Hace algunos años solo se identificaban algunos tipos de sabores: afrutados, terrosos, amargos, picantes y florales, pero al día de hoy se pueden identificar muchos más gracias al cruce de genéticas.

Sin embargo, la cannabis tiene algunos desafíos de sabor a vencer, sobre todo en sus productos, generalmente porque su perfil de sabor no es bien recibido por la población, principalmente por consumidores nuevos.

Este desafió explica por qué se dedica una cantidad significativa de trabajo a encubrir los sabores naturales del cannabis en dulces, gomitas y bebidas; este camino no ha sido fácil, ya que las empresas expertas en sabor, como lo son las de alimentos y bebidas no estaban interesadas en este tipo de productos.

También, tiene pocos años a que las empresas de sabores iniciaron su venta a los fabricantes de cannabis, debido a la estigmatización de la planta, por lo que aún se están desarrollando productos con mejores características organolépticas.

Como resultado, la calidad de los productos de cannabis con sabor a menudo está muy por detrás de su competencia, fabricantes de alimentos y bebidas.

Los fabricantes de dulces, gomitas y comestibles de cannabis, hoy en día, buscan cómo crear un perfil de sabor agradable y transmitir su ingrediente clave en un método que proporcione la apariencia más atractiva y una eficacia óptima, esto implica suprimir o añadir sabores complementarios.

Sin embargo, hay compuestos en el cannabis a los que el paladar humano y los receptores olfativos son extremadamente sensibles y detectables en niveles tan bajos como partes por billón.

Es importante, suprimir o encubrir el sabor del cannabis con sabores complementarios que funcionen en armonía con las notas altas, medias y bajas naturales del cannabis para tener éxito, no es necesario exagerar los sabores por que se perdería la esencia del producto.

Evaluar los terpenos y fenoles en el tipo de cannabis, es vital para determinar si los sabores cítricos, florales o herbales se combinan para crear el perfil de sabor más agradable.

Un ejemplo son las gomitas de CBD con sabor a toronja y tomillo es un excelente ejemplo de una combinación de sabores complementarios, debido a que el CBD tiene terpenos con notas herbáceas de hierbas y toronja que combinan particularmente bien con el tomillo. Como resultado, esta combinación funciona muy bien y es atractiva al paladar.

Otra opción es mezclar dos sabores que no son necesariamente complementarios pero que se combinan muy bien para producir una combinación de sabores más elevada. Combinaciones como lavanda, limón, romero, uva, pepino y menta son excelentes ejemplos de este enfoque.

Otra forma de ayudar con el sabor, es enmascarándolo por medio de una nanoemulsión o a través de la bebida o la matriz alimenticia que la rodea.

Usar enmascaradores amargos solubles en aceite íntimamente incorporados en la misma gota que el aceite de cannabis es una manera de hacerlo.

Cuando se hace bien, este enfoque tiene un efecto enorme y requiere solo una cantidad mínima de sabor para tener un impacto.

Las nanoemulsiones ofrecen una biodisponibilidad más eficiente y una experiencia de consumo más uniforme: ventajas reales en un mercado altamente competitivo.

En la industria del cannabis, muchos fabricantes están elaborando alimentos y bebidas por primera vez y carecen de experiencia en los matices del desarrollo de sabores y formatos de entrega.

Por lo tanto, los fabricantes de productos de cannabis pueden tener dificultades para encontrar un saborista experimentado y corren el riesgo de que los proveedores de saborizantes no les estén brindando la materia prima adecuada para los productos de cannabis.

No todos los agentes saborizantes y métodos de entrega funcionan de la misma manera en diferentes matrices alimentarias, por lo que es importante verificar los desarrollos; el sabor, la sensación en la boca y la viscosidad pueden diferir dependiendo la matriz.

Los aditivos que se utilizan para mejorar o enmascarar los sabores de los productos de cannabis, deben estar autorizados por la autoridad sanitaria de cada país, es importante que el fabricante incluya en su etiqueta todos los ingredientes que se utilizaron, para evitar una reacción alérgica en el consumidor.

En un mercado un tanto plano, donde puede ser difícil diferenciar una marca o producto de cannabis de otro, el uso de un saborizante de alta calidad transmitido a través de una nanoemulsión ofrecerá a los fabricantes una verdadera ventaja competitiva, pero también una mezcla adecuada de sabores complementarios puede hacer la diferencia.

https://www.forbes.com.mx/el-sabor-del-cannabis/