INTRODUCIÓN AL CÁÑAMO INDUSTRIAL

Categorías

La aprobación de la Ley Agrícola de 2018 legalizó el cáñamo  y los productos derivados del cáñamo  bajo la ley federal en los Estados Unidos.  La eliminación del cáñamo  del Anexo I de la Ley de Sustancias Controladas ha ayudado a disipar el estigma que durante mucho tiempo ha rodeado al cannabis y al cáñamo.  El resultado es un comercio de cáñamo  cada vez más en auge con un mercado industrial  que se prevé que alcance los 13,000 millones de dólares en 2026, lo que convierte al cáñamo  industrial  en una industria muy lucrativa.

 

El cáñamo  industrial, también conocido como cáñamo  no psicoactivo, se refiere a la planta de cannabis sativa que se cultiva específicamente para uso industrial, y no debe confundirse con la marihuana psicoactiva.  El cáñamo  industrial  se centra en el uso del material vegetal de cáñamo, que se compone del tallo, las semillas y las hojas de la planta y se comercializa como semilla, fibra o cultivo de doble propósito.  Debido a que el cáñamo  es una planta versátil, existe una multitud de aplicaciones para el cáñamo  que van desde ropa y productos de belleza hasta materiales de construcción y biocombustible.

 

Se siguen descubriendo y desarrollando otros usos potenciales del cáñamo.  Para que la industria prospere, la tecnología de procesamiento es esencial para dar como resultado productos de alto valor agregado.

 

El equipo de cultivo de cáñamo puede tomar un acre de cáñamo   para producir aproximadamente 700 libras de grano de cáñamo  o producir un promedio de 5,300 libras de paja. Esa misma pajita se puede transformar en aproximadamente 1.300 libras de fibra.

 

Para que el ciclo y el proceso de cultivo del cáñamo  industrial  se desarrollen como se espera y produzcan una cosecha óptima, las condiciones de cultivo en las granjas de cáñamo  deben permanecer estables y libres de plagas y enfermedades.  Si bien el cáñamo  puede crecer en una amplia variedad de suelos, tiende a prosperar en tierras ricas en nitrógeno que no son ácidas; este tipo de terreno también es ideal para el cultivo de maíz.  Por lo tanto, las pruebas de suelo para evaluar la fertilidad del suelo y determinar el manejo de nutrientes son necesarias para el cultivo de cáñamo.  El cáñamo  también prefiere condiciones climáticas más suaves con una atmósfera húmeda.  El cáñamo, sin embargo, necesita al menos 20 a 30 pulgadas de lluvia durante su ciclo de crecimiento, y su demanda de agua aumenta hasta que comienza la floración.

 

Pero si bien la humedad adecuada es crucial cuando se cultiva cáñamo, la retención de humedad durante la cosecha y el procesamiento son el enemigo, y pueden reducir rápidamente la calidad del cultivo.  Debido a que la limpieza y el secado adecuados son parte del procesamiento, el entorno de procesamiento debe ser estable.  Las materias primas deben protegerse de la luz solar directa, las temperaturas extremas y los altos niveles de oxígeno.  Para lograr esto, las plantas de procesamiento de cáñamo  deben tener un clima controlado, adecuadamente ventiladas y reguladas por humedad.  El equipo de procesamiento debe estar diseñado para limitar la exposición a los elementos, que pueden introducir polvo y otros contaminantes.