NO TODO ES “THC” EN CANNABIS

Categorías

El compuesto químico psicoactivo predominante en cannabis es el tetrahidrocannabinol (THC). Sin embargo, el cannabis también contiene más de 500 compuestos químicos diferentes, entre ellos al menos 113 son cannabinoides, como el cannabidiol (CBD), otros son terpenos y flavonoides.

Generalmente los clientes de Cannabis en el mundo compran basándose en el porcentaje de THC; muy a menudo la flor de marihuana que no supera el 20 % de THC no llega a los dispensarios, y los consumidores muchas veces eligen comprar la flor que supera el 25 % de THC.

A pesar de que la industria afirma que está educando tanto a los consumidores como a los vendedores sobre los innumerables beneficios de los terpenos y los cannabinoides menores, la mayoría de los consumidores de marihuana ven la potencia como el indicador número uno de calidad y valor.

Pero confiar estrictamente en los porcentajes de THC o CBD ignora muchos otros factores que pueden afectar la experiencia de los consumidores que le dan un uso medicinal o recreativo.

Según los datos de junio del rastreador canadiense de datos minoristas de cannabis Hifyre, “la potencia del THC sigue siendo una de las principales consideraciones de compra” en Canadá, algo no muy diferente sucede en Europa donde la potencia es sinónimo de calidad y donde existe una correlación directa entre el porcentaje de THC de un producto y su rendimiento de ventas.

Por lo tanto, las compañías de marihuana deben hacer un mejor trabajo al explicar cómo la calidad va más allá del THC y por qué otros factores son importantes en las decisiones de compra.

Terpenos

Cuando se elige comprar flor de Cannabis u otro producto no solo es importante conocer la potencia, también sería importante saber de dónde viene si es una sativa, indica o ruderalis, o que porcentaje de terpenos contiene para darle un valor agregado.

Los terpenos, son los compuestos aromáticos de la planta, estas sustancias han jugado un papel muy importante a la hora de definir qué variedades se lanzan al mercado; uno de los rasgos más buscados por los breeders son los sabores y aromas especiales. Sin embargo, más allá de que los usuarios se deleiten con los matices aromáticos de la marihuana, los terpenos existen por otra razón: proteger a la planta de posibles amenazas ambientales.

Varios estudios apuntan a que estos compuestos aromáticos incrementan los efectos de los cannabinoides, ya que aumentan la cantidad de ellos que traspasa la barrera hematoencefálica, además de que también poseen actividad terapéutica; los principales terpenos presentes en la planta son mirceno, pineno, limoneno, cariofileno y linanool.

Muchas veces lo único que sabe un consumidor es que tiene el THC más alto y que ese debe ser el mejor, están atrapados en el mundo de cuanto más fuerte, mejor.

Pero es muy probable que las personas que son nuevas en el mundo del cannabis o que no tienen mucha tolerancia al THC tengan una mala experiencia si consumen demasiado cannabis altamente potente.

Muchas regulaciones estatales no requieren pruebas de cannabinoides y terpenos menores, por lo que la información no está disponible. Los reguladores están más preocupados por la salud y la seguridad, sin tomar en cuenta que también es importante verificar todos los componentes de la planta.

La industria reacciona a la demanda de los consumidores. Hasta hace poco, los consumidores asumían que los porcentajes más altos de THC significaban que obtendrían una experiencia más completa con el producto.

El seguimiento de los datos de compra de los consumidores muestra que los productos de mayor potencia son más atractivos para los consumidores, por lo que los productores intentan producir más de eso.

En realidad, lo que conduce a una buena experiencia es mucho más sofisticado que solo una alta potencia, actualmente los consumidores más informados prefieren flores con una potencia de THC relativamente más baja y un perfil de terpenos más alto, es importante que los productos indiquen en sus etiquetas los porcentajes de terpenos junto con datos sobre la potencia de THC y CBD.

Algunos fabricantes de productos de cannabis como Cheeba Chews, están tratando de diversificar sus productos para usar el efecto séquito, en otras palabras, la experiencia generada por diferentes cannabinoides que trabajan en conjunto con otros cannabinoides y terpenos.

No solo es THC lo que se encuentra en la planta de cannabis, también existen terpenos, flavonoides y otros cannabinoides menores, que contribuyen al efecto que puede producir la planta.

Para aumentar el efecto de séquito, la industria del Cannabis agrega cannabinoides como CBN o CBG a las formulaciones más allá del uso de THC, también incluyen aceite de espectro completo en algunos de sus productos.

Tener una mejor comprensión de lo que el cannabinoide hace y condicionar a los consumidores a buscarlos en lugar de solo la potencia, ayuda a reeducar las expectativas de lo que obtendrán de la flor, el aceite o el comestible.

Los consumidores a medida que sus gustos se vuelven más sofisticados y maduros, eligen productos que incluyen un perfil completo de terpenos en la etiqueta, por lo que los terpenos juegan un papel importante ya que son un componente muy importante en Cannabis.

https://www.eluniversal.com.mx/opinion/guillermo-nieto/no-todo-es-thc-en-cannabis