Uso de fitocannabinoides para tratar la epilepsia en perros

Categorías

La epilepsia es un trastorno cerebral caracterizado por una predisposición continuada a la generación de crisis epilépticas [1], las cuales se originan por una descarga paroxística excesiva de una población neuronal [2] y es uno de los desórdenes neurológicos más comunes en perros [3,4].

 

Se estima que entre el 0.5 a 5.7% de la población canina está afectada por este desorden neurológico (3) y representa al menos el 14% de las consultas neurológicas en la medicina veterinaria (4). El tratamiento de mayor uso ha sido la administración de fármacos antiepilépticos [3,4] tales como el fenobarbital y/o el bromuro de potasio; sin embargo, entre el 20 al 30% de los pacientes no logra mejorar su condición bajo este tratamiento, además de causar efectos adversos como la sedación, polidipsia, popyphagia entre otros [3].

 

Esta situación ha originado que los tutores de los pacientes caninos diagnosticados con epilepsia busquen alternativas terapéuticas para tratar de mejorar la salud de sus animales entre ellas el uso de fitocannabinoides como el cannabidiol (CBD) y tetrahidrocannabidiol (THC).

 

En la actualidad la ciencia ha demostrado que existe una estrecha relación entre la epilepsia y el sistema endocannabinoide (SEC) [5] y que su desregulación contribuye a este desorden neurológico [3]; el SEC juega un papel central en la supresión de la excitabilidad neuronal patológica y en el control de la propagación de la actividad en una red epiléptica; debido a esto se considera que la regulación del SEC mediante una terapéutica controlada a base de cannabis representa una posibilidad para aquellos pacientes diagnosticados con epilepsia fármaco resistente [3].

 

Desde inicios del siglo XIX se han reportado los beneficios de los fitocannabinoides en la disminución de las crisis epilépticas [6]. Actualmente la ciencia médica, humana y veterinaria, ha demostrado los beneficios del uso de fitocannabinoides en el tratamiento de la epilepsia, principalmente del CBD. Existe evidencia de que el CBD inhibe la neurotransmisión glutamatérgica excitatoria [7,8], modifica las convulsiones focales y generalizadas a través de bloquear la híper sincronización neuronal asociada a la actividad epiléptica y reduce la frecuencia de convulsiones en pacientes humanos con epilepsia refractaria [9], con síndrome de Lennox-Gastaut [10] y de Dravet [11]; en el caso de la medicina veterinaria existe evidencia que demuestra que el CBD también contribuye a la reducción de la frecuencia y duración de los episodios convulsivos en perros [3,4,7, 12, 13]. Además de reducir la frecuencia de los episodios convulsivos, se ha reportado la influencia del CBD sobre la disminución de la ansiedad que sufren los pacientes epilépticos lo que podría atenuar los síntomas de la epilepsia tanto en humanos como en perros [3, 13].

 

Respecto al uso del THC como tratamiento para la reducción de las convulsiones existe discrepancia pues algunos estudios demuestran su capacidad anticonvulsiva mientras que otros describen su acción potenciadora, por ejemplo se observó que en ratones susceptibles de sufrir convulsiones que el THC aumenta la actividad epileptiforme. Sin embargo, la terapéutica de CBD en combinación con el THC tiene la capacidad de disminuir la frecuencia de las convulsiones debido al efecto séquito [8]. Así mismo existen indicios de que el uso de la cannabidivarina (CBDV), otro de los más de 300 fitocannabinoides, tiene propiedades anticonvulsivas y presenta buena tolerancia en animales [14].

 

Finalmente es importante mencionar que existe la hipótesis sobre las afectaciones que el CBD podría ocasionar sobre el metabolismo de ciertos fármacos antiepilépticos (FAEs), ya que el CBD se metaboliza en hígado a través del sistema CPY, lo que podría inhibir el metabolismo de algunas isoenzimas ocasionando que algunos FAEs pudieran permanecer mayor tiempo en sangre; este fenómeno se ha observado en humanos sin embargo, en perros no se han encontrado cambios significativos en las concentraciones de fenobarbital. El único FAEs del que se tiene la certeza que aumenta tras el uso del CBD, tanto en humanos como en perros es la zonisamida [7].

Literatura citada
[1] Fisher, S.R., ACevedo C., Arzimanoglou A., Bogacz A.,Cross H., Elger E.C., Engel J. Jr.,Forsgren L., French A.J., Glynn M.,, Dale C. Hesdorffer C.D., Lee B.I.,Mathern W., Moshé L.S., Perucca E., Scheffer E.I., Tomson T., Watanabe M. y Wiebe S., 2014. Definición clínica práctica de la epilepsia. Epilepsia, 55(4), pp.475–482.
[2] Goiz–Márquez G., Caballero C.S., Ortiz H.S., Sumano L.S., 2008. Epilepsia en perros. Veterinaria México, vol. 39, no. 3, pp 279-321
[3] Mogi C. and Fukuyama T., 2019. Cannabidiol as potential anti-epileptic dietary supplement in dogs with suspected epilepsy: three case reports. Pet Behaviour Sicencie vol 7 pp:11-16
[4] Gesell K.F., Zerner A.A., Brauer C., Engeli S., Tsikas D. and Tipold A., 2013. Alterations of endocannabinoids in cerebrospinal fluid of dogs with epileptic seizure disorder. BMC Veterinari Research, 9 pp 262-268
[5] Zavala-Tecuapetla C and Rocha L., 2016. Do cannabinoids represent a good therapeutic strategy for epilepsy. Antiepileptic Drug Discovery: novel approaches, methods in pharmacology and toxicology. Chapter 5. pp 83-95
[6] Friedman D. and Sirven J., 2016. Historical perspective on the medical use of cannabis for epilepsy: Ancient times to the 1980s. Epilepsy & Behaviour.
[7] McGrath S., Bartner R.L., Rao S., Packer R.A., Gustafson L.D., 2019. Randomized blinded controlled clinical trial to assess the effect of oral cannabidiol administration in addition to conventional antiepileptic treatment on seizure frequency in dogs with intractable idiopathic epilepsy. Small animals, exotic and avian; vol 254, no 11, pp 1301-1308
[8] Calderon J.L. 2018. Epilepsia y cannabinoides. Trabajo final. Facultad de Farmacia. Universidad Complutense de Madrid
[9] Neale M., 2017. Efficacy and safety of cannabis for treating children with refractory epilepsy. Nursing Children and Young People, 29(7), pp 32-37

[10] Hausman-Kedem M., Menascu S., and Kramer U., 2018. Efficacy of CBD-enriched medical cannabis for treatment of refractory epilepsy in children and adolescents, An observational longitudinal study. Brain and Development
[11] Sanchez A.D.A. y Guaman Y.L.P., 2020. El cannabis:tratamiento alternativo en pacientes pediátricos con epilepsia refractaria. Revista Cuatrimestral “Conecta Libertad”, vo. 4, num 1, pp 32-49

[12] Morrow L. and Belshaw Z., 2020. Does the addition of cannabidiol to conventional antiepileptic drug treatment reduce seizure frequency in dogs with epilepsy? Veterinary Record. (on line) http://veterinaryrecord.bmj.com/ Pp. 492-493
[13] Patra, 2019. Cannabidiol improves survivability, seizures and associated behavioural comorbidities in a range of animal models of epilepsy. Thesis. University of Reading, School of Pharmacy and School of Psycohology and Clinical Language Science.

[14] Devilat M., Manterola C y Moya J.L., 2014. Tratamiento compasivo y de acompañamiento con cannabis en niños con epilepsia resiliente. Una presentacion de 2 pacientes y revisión de literatura. Revista Chilena de Epilepsia. Año 14, No. 3. Pp 7-17

Fuente: KanneVet